Ciudad de México, a 24 de octubre de 2016.- El reconocimiento de la importancia de la igualdad de género y los derechos de las mujeres como fin y medio para alcanzar el desarrollo se definieron en el objetivo número tres de los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” donde se propone “Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer”. 

Actualmente en la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” la igualdad de género, el empoderamiento y los derechos de las mujeres se consideran fundamentales para lograr las metas de erradicación de la pobreza y el hambre; garantizar la seguridad alimentaria, la mejora de la nutrición y la promoción de la agricultura sostenible.

A partir de los resultados de la Encuesta Intercensal 2015, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas ha cuantificado a la población indígena a nivel nacional de 12 millones 25 mil 947 de personas, el 51% de ellas habita en localidades rurales menores 2,500 habitantes, es decir, 6 millones 151 mil 541 viven en localidades rurales.

En el medio rural se estima un total de 3 millones 141 mujeres indígenas, es decir que por cada 100 mujeres hay 95.8 hombres, esta relación se le conoce como índice de masculinidad. El valor de este indicador en el medio rural indígena resulta menor a que se obtiene en las localidades rurales a nivel nacional, que es de 97.2 hombres por cada 100 mujeres, por lo que se puede afirmar que entre la población indígena es más acentuada la tendencia a la feminización. Diversos estudios señalan como origen de esta situación a la necesidad de los indígenas hombres por migrar de sus lugares de origen en busca de trabajo e ingresos, y por tanto propicia un mayor involucramiento de las mujeres en la producción rural.

Al margen de los flujos migratorios, las mujeres indígenas que permanecen en las localidades rurales se caracterizan por ser hablantes de lengua indígena, 73%, y el 15.5% son monolingües, esto contrasta con el nivel nacional para las mujeres indígenas donde los porcentaje es de 61.6% y 15.2%, respectivamente.

Específicamente, la población indígena monolingüe a nivel nacional es de 909 mil 356 personas, de las cuales el 63% son mujeres y el 85% habita en el medio rural.

La emigración de la población indígena rural hacia otras localidades también se refleja en la composición de la población por grupos de edad. En las localidades rurales se observa un porcentaje mayor de niñas y mujeres de edad avanzada, mientras que el porcentaje de mujeres en edades “económicamente productivas”, entre 15 y 64 años, es menor.

Entre las mujeres que habitan localidades rurales, 33.9% son menores de 15 años; 8%, mayores de 64 años y 58% se ubica entre los 15 y 64 años.

Al incrementar el tamaño de la localidad aumenta el porcentaje de mujeres en edad productiva y disminuye el de niñas y adultas mayores. En ciudades con más de 100 mil habitantes, 25.8% son menores de 15 años, 5.7%, mayor de 64 años y 68.4% entre los 15 y 64 años.

/cms/uploads/image/file/214090/indicadores-mujeres-01.jpg

Fecundidad y situación conyugal

La situación conyugal de las mujeres indígenas es similar a la de las mujeres a nivel nacional. Alrededor de tres de cada diez mujeres de 15 y más años de edad son solteras y cinco de cada diez están casadas.

Los resultados porcentuales del desglose por edad quinquenal de las mujeres unidas o casadas muestran que en el medio rural poco más de la mitad de las mujeres de 20 a 24 años de edad empiezan a estar unidas o casadas, como se observa en la gráfica.

/cms/uploads/image/file/214089/indicadores-mujeres-02.jpg

El promedio de hijos nacidos vivos en las mujeres indígenas de 15 a 49 años de edad que viven en el medio rural es de 2.3, mientras que el promedio nacional indígena es de 2. Ambos valores son superiores al promedio nacional, que es de 1.7 hijos nacidos vivos por mujer.

Hogares con mujeres jefas de familia

En las localidades rurales existe 1 millón 405 mil viviendas indígenas, de las cuales 21.1% tienen jefatura femenina, lo que representa 296 mil hogares. En estas viviendas 21.1% tiene piso de tierra y 75% de cemento o piso firme; en el caso de las viviendas cuyo jefe de familia es hombre estos porcentajes son 20.5% y 75.4%, respectivamente.

Asimismo, de las viviendas con jefatura femenina el 81% dispone de agua entubada, 92.3% de electricidad y 53% de drenaje. En las viviendas cuyo jefe de familia es hombre estos porcentajes son 80%, 93.1% y 54.2%, respectivamente.

/cms/uploads/image/file/214088/indicadores-mujeres-03.jpg

Asistencia escolar y alfabetismo

En México el 96.2% de la población de niñas y niños de 6 a 14 años asiste a la escuela, en la población rural e indígena el porcentaje disminuye a 94.9 y 94.4%, respectivamente, y entre las mujeres indígenas que habitan localidades menores de 2 mil 500 habitantes, el porcentaje vuelve a disminuir a 93.7%. En números absolutos existe un total de 41 mil 313 niñas indígenas entre 6 y 14 años que no asisten a la escuela, que representan un 6.3%.

/cms/uploads/image/file/214087/indicadores-mujeres-04.jpg

En la población rural el porcentaje de población analfabeta de 15 años y más casi triplica el indicador nacional, es decir, a nivel nacional 5% de la población es analfabeta y en el medio rural un 12.9% de la población presenta esta condición. Entre la mujeres indígenas rurales el porcentaje de analfabetismo alcanza el valor de 29.8%, que implica a una total de 618 mil 486 mujeres indígenas.

/cms/uploads/image/file/214085/indicadores-mujeres-05.jpg

Ocupación, empleo e ingresos

En el tema de la ocupación, en la población indígena se presenta un peso mayor de las actividades del sector agropecuario. Esto significa que de los 3.8 millones de indígenas ocupados, el 31.7% se desempeñan en este sector, porcentaje que triplica prácticamente el peso de la población ocupada en el sector primario a nivel nacional donde se alcanza sólo un 11%.

La población indígena ocupada en el sector agropecuario asciende a 1 millón 203 mil 572 indígenas y de ellos un 7.9% son mujeres (94,949). Este porcentaje es menor con relación al indicador nacional, de 7.3%.

De acuerdo a los ingresos, del total de población indígena ocupada 11.9% no percibe ingresos, 16.8% tiene un ingreso menor a un salario mínimo, 30.4% de 1 a 2 salarios mínimos y sólo 30% tiene un ingreso superior a 2 salarios mínimos.

Entre la población rural, 23% no percibe ingresos, 22% percibe ingresos menores a un salario mínimo, 25% de 1 a 2 salarios mínimos y sólo 15% percibe más de 2 salarios mínimos. En las mujeres indígenas estos valores son 11.6% sin ingresos, 32% con un ingreso menor a un salario mínimo, 28% de 1 a 2 salarios mínimos y 16% percibe más de 2 salarios mínimos.

/cms/uploads/image/file/214086/indicadores-mujeres-06.jpg

De acuerdo con la Encuesta Nacional Agropecuaria 2014 levantada por el INEGI del total de productores identificados, 15.1% son mujeres. Y, por otro lado, el Registro Agrario Nacional señala que existe un total 7 millones de sujetos titulares de derechos agrarios, de los cuales 22.3% son mujeres, que significa un millón 564 mil personas.

Finalmente, es importante decir que en México existe una gran diversidad de lenguas indígenas. Actualmente son catalogadas 68 agrupaciones lingüísticas con 364 variantes en todo el país. Los pueblos indígenas con mayor concentración de población rural son: náhuatl, (24.5%); tseltal, (7.8%); mixteco, (7.4%); tsotsil, (7.2%); maya, (6.5%); otomí, (5.6%); zapoteco, (5.0%); totonaco, (4.0%); ch’ol (3.8%); y mazateco (3.3%). Estos diez pueblos concentran al 80% de la población indígena rural. Los otros 58 pueblos también tienen presencia en las localidades rurales.