Propone Luis Humberto Fernández sancionar a  empresas que desperdicien alimentos  

 En México 37.26% de los alimentos producidos se pierden o se desperdician[1], con ese volumen de alimentos se podría alimentar a 7.4 millones de personas que se encuentran en pobreza extrema e inseguridad alimentaria, aseguró el senador Luis Humberto Fernández al proponer regular y sancionar a empresas que desperdicien alimentos mediante modificaciones a la Ley General de Salud.

De acuerdo con el último Informe de Evaluación de la Política Social presentado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 23.3 % de la población presentó carencia por acceso a la alimentación, es decir, casi una cuarta parte de los mexicanos padecían inseguridad alimentaria severa o moderada”, preciso.
“A este escenario se suma una de las grandes paradojas que enfrenta el mundo: mientras millones de personas no tienen qué comer, aproximadamente un tercio de las partes comestibles de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o desperdicia, lo que representa alrededor de 1,300 millones de toneladas al año”, enfatizó.
 
El documento presentado al Pleno del Senado establece un marco regulatorio para el control, aprovechamiento con responsabilidad social de las pérdidas alimentarias que producen las personas físicas y morales que elaborar, fabrican, procesan, transportan, distribuyen, comercializan y almacenan alimentos en cualquiera de las modalidades.
 
Lo anterior, dijo, obliga la participación de todos para abatir la pobreza alimentaria que sufre el país y reconocer que la regulación del desperdicio de alimentos que producen las personas físicas y morales es un deber del Estado Mexicano.
Hay antecedentes exitosos para aprovechar el excedente de alimentos, recordó Fernández Fuentes ya que desde 2014 la central de Abasto de la Ciudad de México creó el Banco de Alimentos que hasta la fecha ha recibido 540 toneladas de alimentos, canalizados a asociaciones civiles, fundaciones, orfanatos y dependencias públicas como el DIF-DF, que apoyan a personas en situación vulnerable.
La Iniciativa Despilfarro Cero, aprobada recientemente en Italia, desalienta el desperdicio de alimentos y promueve su entrega con fines sociales. La medida va dirigida no sólo a grandes mercados, también norma el comportamiento de productores, vendedores y particulares para incentivar la recuperación de alimentos  a través del descuento de impuestos, destacó.
Con la propuesta se ayuda a reducir el hambre en el país, al tiempo de sancionar a las empresas que desperdicien alimentos en buen estado y regular con responsabilidad social, el aprovechamiento de las pérdidas alimentarias.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.