IMPULSA PAN REINGENIERÍA INSTITUCIONAL EN EL SISTEMA PENITENCIARIO

lopCiudad de México, 16 de marzo de 2016.-  Las senadoras del PAN Luisa María Calderón Hinojosa y Mariana Gómez del Campo Gurza impulsan una iniciativa encaminada a realizar una reingeniería institucional en el sistema nacional penitenciario que impacte tanto a los centros federales como a los estatales.Al presentar la propuesta de reformas a la Ley que Establece las Normas Mínimas sobre Readaptación Social de Sentenciados, la senadora Calderón Hinojosa argumentó que a diciembre de 2015 más del 41 por ciento de la población penitenciaria total en México estaba en la cárcel esperando a que le dictaran sentencia.

Los 389 centros que existen en el país cuentan con una capacidad instalada para 208 mil 905 reclusos; sin embargo, añadió, están registrados 247 mil 488 presos, lo que significa una sobrepoblación de 38 mil 583 personas –47.3 por ciento– en 184 de los 389 centros.

La iniciativa precisa los requisitos que deberán cubrir los centros penitenciarios estatales para admitir reos sentenciados por delitos del orden federal; clasificar el tipo de trabajo que realicen los internos, dentro o fuera de los establecimientos penitenciarios, y propone que todos los centros contarán con un Consejo de Participación Ciudadana en la materia, el cual será el órgano consultivo de la institución.

También busca garantizar espacios para madres internas, cuyos hijos menores de edad permanezcan con ellas, y permitir servicios de salud necesarios para que las reclusas den a luz en instalaciones adecuadas.

La senadora Calderón Hinojosa señaló que en materia de reclusión social, existen temas pendientes, pues falta unificar en todos los centros penitenciarios del país una visión humanista del recluso, fortaleciendo un marco legal que legitime a la autoridad pública, como responsable para encauzar los derroteros del prisionero y que cristalicen en una realidad la verdadera readaptación social”.

En 2008, destacó, entró en vigor la reforma constitucional sobre justicia penal, encaminada a construir un nuevo sistema nacional penitenciario; no obstante, afirmó que pese a esta reforma, los incidentes en los centros penitenciarios del país siguen ocurriendo de manera cotidiana.

Ejemplo de ello, dijo, es la sobrepoblación, las tasas de reincidencia son altas, los delitos de alto impacto no han dejado de crecer, la violencia prolifera en los penales, los grupos criminales operan y controlan el interior de las cárceles, “en esencia la política penitenciaria no está cumpliendo sus objetivos sociales ni legales”.

Recordó lo sucedido en febrero pasado en el penal de Topo Chico, cuyo resultado del enfrentamiento entre bandas delincuenciales fue de 49 muertos y 12 heridos, a consecuencia de la sobrepoblación y abandono de la autoridad en el control del penal.

“Ante estos hechos es necesario realizar una reingeniería institucional en el sistema nacional penitenciario”, reiteró.

Destacó que también se plantea la participación ciudadana como herramienta de fortalecimiento de las políticas públicas de readaptación social, al crear consejos ciudadanos, que no sustituirán o se inmiscuirán en políticas de seguridad, vigilancia o disciplinarias de las cárceles, sino que vigilarán las condiciones humanas y el fomento de programas humanizadores que fortalezcan la reinserción de los reclusos.

“No podemos seguir concibiendo al modelo penitenciario como una simple acción de venganza pública de quienes causaron daño a la comunidad, debemos superar ese estadio y entender los centros de reclusión como espacios de oportunidades para que los reos superen su condición marginal, delincuencial, antisocial, y podamos apoyarlos subsidiariamente a ser buenos ciudadanos”, afirmó la senadora panista.

La iniciativa fue turnada para dictamen a las comisiones unidas de Justicia y de Estudios Legislativos, Segunda.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.